miércoles, 10 de enero de 2018


 //Del  tintero//

La Política y sus Pinocho

fidencio treviño maldonado



 P

inocho es un personaje sacado de un cuento infantil del Italiano, Carlo Collodi (1826). Un carpintero que labraba figuras de madera, con formas, tamaños y colores únicos. Pinocho es su obra máxima y es tan querido que el fabricante de juguetes lo sueña y adopta como su hijo. El cuento sigue y el consejero de Pinocho es un tal Pepe Grillo y su defensora es una Hada..¿Cual es tema de este cuento..? entre otras cosas entretener a los niños y como moraleja decirles que si mienten al igual que a Pinocho les va a crecer la nariz, inclusive Pinocho viaja --Dice el cuento --y en la isla a donde llega no sólo le crece la nariz, sino también las orejas y una cola de burro.

En nuestro país parece que Pinocho a la gran mayoría de los políticos les quedó corto y en el menester de mentir, pues muchos dejan muy atrás al narizón del cuento de C. Collodi.       

Apenas si comienzan las 38 administraciones nuevas en Coahuila y la fiebre de brincar es la regla obligada de la mayoría de los alcaldes electos que hace días juraron y contrajeron el respetar y hacer respetar la ley y otras cosas propias del protocolo de iniciación en una administración municipal y la letanía de este pasaje sigue con aquello de --que si no lo hiciere la sociedad, el pueblo y la patria lo demande, etc.-- ¿ Ante quien lo van a demandar ..? . Puras sandeces y miasmas son las que hacen estos mojigatos y onagros que componen nuestro oscuro catálogo político.

Muchos van a renunciar y brincar al mismo puesto, pero ahora por tres años en el poder, porque con un año no completan lo que tienen programado robar, es decir, si en un año hay pan y poca agua, en tres años comerán pasteles y mamaran en varias ubres aunque su estómago les ordena ser unos escatofogios, conociendo que muchos políticos a cualquier nivel con tal de estar ahí se convierten de onivoros a ser cochinos coprofagos.

Vover a las andadas y promesas fallidas para transmutarse en remedos de pinochos y seguir entronizados con una parvada o manada de pendejos súbditos como fiel servidumbre les calienta la cabeza y de ahí que muchos  de los recién toman protesta se lanzan, no sólo los ya elegidos presidentes municipales, sino síndicos y regidores también renuncian para emprender otra faena que deje más rendimiento y desde luego que dure más tiempo y después antes de que termine su periodo y al que por centésima vez juraron velar por el pueblo, no tienen empacho ni una pizca de vergüenza  al renunciar y dejar los municipios al garete, de ahí que el desorden sea tan peculiar y el pueblo ciego, mudo, cojo, manco, sordo sumido en sus quehaceres ni siquiera tiene tiempo para ocuparse de su hogar, menos sentir que cada dia el pais va en pleno retroceso en todos los rublos. 

¿Y el INE? , bien curado en salud y rebozando en dinero e inmersos en la simulación de una democracia con esclerosis terminal, en donde la falacia de la mayoría de nuestros políticos, al igual que Pinocho son mentirosos a más no haber y son solapados por los  Pepes Grillos bufones y jilgueros que les rodean haciendo del culto a la personalidad del ambicioso político ; una expectativa a la estupidez colectiva de quien los siguen.

En la vida y en la política, nadie debe de obedecer a alguien que no tiene el derecho de mandar, porque se da la casualidad y costumbre que en este país, nuestra Casta Divina más que gobernar logran hacer un abuso y más que administrar, lo que hacen es robar.

Pinocho no fue un ladrón, fue un mentiroso, nuestra clase política, no sólo en Coahuila, sino en todo el territorio nacional son además de mentirosos rateros, sinvergüenzas y hacen de sus administraciones empresas del despojo, imperios de fortunas y una corrupción tal que salpica de pus y mierda  a todos los que rodean y alaban en su momento al Tótem en turno. ¡No pos que siga el entierro!.. Sugerencias y comentarios: kinotre@hotmail.com    

No hay comentarios:

Publicar un comentario