sábado, 10 de marzo de 2018


Uso faccioso de las instituciones
Fernando Rangel de León
               
Las instituciones son las principales dependencias del Estado, encargadas de cumplir las funciones para la atención de las necesidades más importantes de la sociedad a través de  los servicios públicos de procuración de justicia, por parte del Ministerio Público; impartición de justicia, por parte del Poder Judicial; de seguridad pública, por medio de la policía; de seguridad social, por medio de toda clase de servicios de salud pública, asistenciales, vivienda, pensiones, etc.
Las instituciones son creadas por la ley, y por ningún motivo deben de confundirse con los funcionarios  que deben de cumplir con la voluntad de la ley;  por eso se acuñó la frase de que “mientras que los hombres son transitorios, las instituciones continúan”; sin que su responsabilidad por ilícitos  termine al concluir su desempeño público; pues toda su actividad fue con los recursos técnicos, económicos y humanos de las instituciones.
Los países en los que los funcionarios públicos no hacen su santa voluntad personal en el desempeño de su servicio, sino que cumplen cabal y oportunamente con la ley, la que contiene la voluntad popular; son países con una gran solidez en sus instituciones, que los hacen grandes, como Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Canadá, y otros.
En cambio en México las instituciones del Estado, son utilizadas facciosamente por los gobernantes en turno, para su beneficio personal y de grupo y para golpear y perseguir no a los adversarios del estado sino a sus adversarios personales, como hizo Fox, en 2006, al desaforar como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, para tratar de impedirle que apareciera en las boletas de las elecciones de ese año; lo que no logró sino al contrario al victimizarlo  hizo que ganara a Calderón; y cuyo triunfo le fue escamoteado.
En efecto en esas elecciones de 2006, de un universo de alrededor de 30 millones de votos, a AMLO se le reconocieron aproximadamente un poco más de 15 millones, y a Calderón cerca de 235 mil votos más; pues fue todo lo que pudieron hacer con ese fraude electoral.
Pero ahora resulta que aquí en Torreón, no solamente se está haciendo  un uso faccioso de las instituciones, sino que ahora resulta que hasta la para municipal Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento SIMAS, está utilizando los recursos económicos y los puestos laborales para beneficiar única y exclusivamente a los de su partido el PAN, y perjudicar a los trabajadores que están o estaban desde las pasadas administraciones priístas.
Solo que los recursos económicos que maneja SIMAS, no provienen de impuestos ni de  ningún otro ingreso público, sino que es el dinero que le pagamos todos sus usuarios; por lo que sería muy bueno que el alcalde Jorge Zermeño Infante, ponga orden  en esa para municipal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario